sábado, 9 de agosto de 2008

CAMBIOS GEOPOLITICOS

CAMBIOS GEOPOLITICOS
EN LATINOAMERICA
por Alvaro Kröger

La geopolítica es la ciencia que estudia los factores geográficos, económicos y raciales de los pueblos para determinar su política.


Esta sencilla definición encierra toda una doctrina político-militar que ha determinado el curso de la humanidad desde la era neolítica.


Desde que el hombre se organizó en tribus usó la geopolítica. Ya fuese la conquista de territorios nuevos de caza hasta imperios monumentales, como el romano, la geopolítica fue la gran determinante. Ningún político o militar se embarcará en un conflicto con otro sin antes hacer un profundo estudio geopolítico del asunto, y luego de eso tomará las decisiones acordes a los resultados del estudio.


En general los resultados de los estudios geopolíticos terminan en la intensión de la toma de un territorio de un país por otro por motivos económicos. El ejemplo más reciente de un estudio mal hecho o directamente no realizado fue la guerra de Irak.


Si se hubiese hecho un estudio profundo y meticuloso del asunto, seguramente se hubiese tomado otro curso de acción.


Como muchas ocurre veces algunos sucesos son los que precipitan los hechos, todos los Estados Mayores de todos los ejércitos del mundo tienen ya los planes de contingencia prontos y sus respectivos estudios geopolíticos, que se aplicarán según sea la circunstancia.


Es un hecho notorio de que todos los gobiernos de Latinoamérica, salvo Colombia, son de corte izquierdista, con un fuerte rechazo a USA, pero siempre flirteando con ella. Es un doble discurso que no deja de ser paradójico: para consumo interno se es antiamericano; para consumo externo se trata por todos los medios de estar en buenas relaciones con ella.


Como USA creo que aprendió la lección de Irak, que no se puede ir a la guerra por voluntad de una persona, sino que hay que estudiar mucha geopolítica antes; definir políticas, relaciones con los naturales del país, relaciones políticas con los demás países, objetivos concretos y una férrea voluntad política para llevar adelante un plan de conquista; los objetivos geopolíticos de USA en Latinoamérica se han modificado.


Durante los últimos 2 siglos hemos sido el "patio trasero" de USA, y era conveniente mantenerlo más o menos limpio y tranquilo. Luego de las nefastas décadas del '50 al '80, Latinoamérica retomó la democracia y durante unos 20 años las cosas parecieron encaminarse, no solamente había voluntad política para hacerlo sino también voluntad popular. Las políticas aplicadas no lograron sacar a ningún país del sub-desarrollo, salvo Chile, y los políticos que aplicaron dichas políticas no estuvieron a la altura de las circunstancias.
Es así que, en término de pocos años, toda Latinoamérica se volcó hacia la izquierda, para ver si lo que se prometía desde ese sector era real, posible y aplicable. Hasta ahora no se ha notado ningún cambio sustancial, más que dobles o triples discursos todos populistas y muchas veces con políticas represivas mucho más duras que los gobiernos anteriores.
Frente al empantanamiento de la guerra de Irak, USA decide estudiar geopolítica en serio y tratar de revertir la situación Latinoamericana. El ansia de liderazgo de Brasil, la caótica y corrupta política argentina, el viraje hacia un estado productor de cocaína de Bolivia, el lento pero parejo deterioro de Perú, la situación curiosa de Venezuela.


El Uruguay, como "estado tapón", sufriendo las crisis de sus dos grandes vecinos. Con muy loables intensiones se creó el Mercosur, que en el papel es fantástico y en los hechos un desastre. Frente a los hechos los dos países más perjudicados son Paraguay y Uruguay, países pequeños, sin un peso político muy importante, pero haciendo "número" para Brasil y Argentina. Ahora estos dos pequeños países se quieren ir de esta sociedad en la cual siempre fueron los "pibes de los mandados". Uruguay todavía no lo reconoce abiertamente, pero se rumorea que hay voluntad política para dejar el Mercosur e integrar un tratado de libre comercio con USA.


Toda América Central está integrada en ese tratado y no hay vejaciones por parte de USA, como se ha dicho por allí. ¿Porque Paraguay y Uruguay no pueden hacer lo mismo? Es muy simple: porque están en el Mercosur y para hacer algo por el estilo deben pedir permiso a los demás socios o irse. Personalmente prefiero irme, y lo vengo diciendo desde hace años: si bien la idea es muy buena, no funciona con Brasil y Argentina de socios.


Ahora Paraguay tiene en su territorio a 400 "Marines" americanos, no de los que hacen guardia en la Casa Blanca, sino 400 tipos veteranos de la guerra de Afganistán; hombres entrenados al máximo para cualquier tarea; hombres que han peleado juntos años: lo que significa desde el punto de vista militar una temible fuerza.


Estos hombres están construyendo un aeropuerto en la mitad del Chaco Paraguayo más grande que el de Asunción y barracas para el 3º Cuerpo de Ejército, con campos de maniobras, polígonos de tiro y demás "chiches".


Geopolíticamente lo que está haciendo USA es muy sencillo de determinar: con las bases en la Guyana, las bases en Panamá y las posibles bases en Colombia tienen un cerco sobre la Amazonia y están a tiro de cañón de las reservas gasíferas bolivianas. Si Evo Morales tenía intensiones de ser presidente de Bolivia, me parece que debe o bien dejarlas de lado o cambiar su discurso.


También se tiene el control de acuífero Guaraní, ya que si bien la mayor parte no está en Paraguay sino en Uruguay, llegar del Chaco a Artigas es un rato de viaje en tanque. En este caso los americanos están pensando a largo plazo y geopolíticamente bien.


El agua potable en el mundo se está haciendo más escasa y peor. Cada vez es más caro potabilizar agua; si bien el agua del acuífero Guaraní en su gran mayoría no es potable, tal cual sale de la punta del caño, se puede potabilizar muy sencillamente por un proceso que se llama intercambio iónico. Hay zonas del acuífero que tienen agua potable (caso Salus).


No es solamente un problema de agua potable el que estamos discutiendo, es un tema de combustibles alternativos. Desde épocas tan lejanas como 1947, una de las 7 hermanas tiene la patente de un motor desarrollado por un ingeniero francés que funciona a agua, es decir funciona a hidrógeno, pero producto de la disociación del agua. Patentes de motores basados en el agua como combustible, no se sabe cuántas hay, pero están todas en las cajas fuertes de las 7 hermanas para ser utilizadas en su momento.


Entonces la jugada geopolítica americana es bien visible: asegurarse la Amazonia y la tranquilidad de Brasil; protección de los recursos energéticos bolivianos y protección del acuífero Guaraní.


La izquierda podrá decir lo que deba con respecto a todo esto, pero los hechos son los hechos. La geopolítica americana, esta vez ha actuado con criterio (y no al estilo Teddy Roosevelt); dejó que Latinoamérica tuviese todos los gobiernos socialistas que quisiera; éstos no han podido, ni podrán colmar las expectativas de sus votantes; y allí comienza el descontento, la caída en picada de la popularidad de sus dirigentes y la gente empieza a ver al norte como la Tierra Prometida.......lo que hasta hace unos meses era anatema hoy es algo totalmente opuesto; no se ve a los soldados americanos como "gremlins" que nos vienen a sacar nuestras riquezas.


Todos hemos comprendido que hay que negociar para poder sobrevivir en el mundo. Si China hace negocios de billones de dólares con empresas americanas y europeas, sin perder su identidad....¿porque nosotros no podemos hacer lo mismo? ¿es que no nos animamos a largarnos por las nuestras? y antes del Mercosur? cómo hacíamos?.


Antes el Mercosur teníamos estrechísimas relaciones comerciales con USA y con el Reino Unido, todavía mantenemos algo de aquellas relaciones, pero si Uruguay y Paraguay se van de este engendro que es el Mercosur, y empiezan a negociar con los que realmente tienen el poder económico, las cosas van a cambiar sin duda alguna. Y lo que los recalcitrantes pensadores de izquierda tienen que comprender que con los principios no se le da de comer a la gente; los principios son muy lindos para las charlas utópicas de café, pero no solucionan los acuciantes problemas de la gente hoy, ahora.